Tuchel reacciona contra el Barcelona: quiere el sueño de Laporta

El conjunto londinense se ha metido en la pelea por el futbolista anhelado por el Barça

Ya venimos contando en Don Balón que el Fútbol Club Barcelona se había metido en la carrera por hacerse con el fichaje de Jules Koundé, el jugador del Sevilla, de cara a la próxima temporada para reforzar su zona defensiva. Sin embargo, el club que preside Joan Laporta no es el único interesado en el central francés y le ha salido un nuevo competidor en la figura de Thomas Tuchel y el Chelsea.

Y eso son malas noticias para el club culé porque dada la delicada situación económica que viven actualmente cualquier competencia que surja en el mercado de fichajes les va a poner las cosas muy complicadas para salir ganadores. Y es que según informa Goal, el Chelsea se ha empeñado de nuevo en hacerse con los servicios de Koundé para la próxima temporada en la que, de hecho, se va a quedar tocado en defensa.

El efecto dominó que va a propiciar la salida de Rudiger hacia el Real Madrid, y el hecho de que tanto Marcos Alonso como Azpilicueta también estén en esa rampa de salida, ha hecho que los londinenses vean claro que tienen que buscar alternativas para su zaga. No es algo nuevo, sin embargo, el interés del Chelsea en la figura de Koundé. Ya esta misma temporada los ingleses apostaron muy fuerte por el francés y lanzaron una tremenda ofensiva. De hecho, llegaron a tener todo apalabrado con el propio jugador pero fue el Sevilla el que, pese a las ofertas de los blues, no aceptaron el traspaso.

Ahora, parece que la situación es diferente y que el Sevilla puede estar dispuesto a sacar una gran rentabilidad económica al futbolista. Los hispalenses pagaron apenas 15 millones de euros al Girondins de Burdeos y Koundé se ha revalorizado considerablemente durante las últimas campañas gracias a unas impresionantes actuaciones en Nervión. Hasta tal punto que ahora son Chelsea y Barcelona los que se pelean por él. El defensa tiene contrato en vigor hasta el año 2024 por lo que si cualquiera de los dos lo quiere jugando en su equipo el curso que viene, va a tener que rascarse el bolsillo.