¡Exclusiva! El PSG había aceptado pero Bartomeu se echó para atrás

El presidente del Barcelona decidió en el último momento fichar a otro jugador

Estaba todo acordado. Parece mentira pero al final habían llegado a un acuerdo en la forma de pago y en el total. Bartomeu y su equipo tenían casi todo cerrado. Rakitic iría traspasado al equipo parisino, Dembélé iría un año cedido y el Barcelona pagaría 150 millones en tres plazos. Todo se iba cerrando y la reunión llegaba a su fin. Pero aparecieron los problemas.

Primero que Rakitic y Dembélé no querían formar parte de la operación. Por ahí es por donde comienzan las sospechas del equipo parisino que el Barcelona fue a París tan solo a hacerse la foto. No entienden como ofrecen jugadores al club sin que los mismos les dieran el visto bueno. Ya lo hicieron con Coutinho y realizaron lo mismo la pasada semana. La paciencia del PSG se acababa.

dembele

Luego el Barcelona quiso cambiar las condiciones de pago. El equipo catalán ya había desembolsado este verano 120 millones por Griezmann y no le quedaba mucho dinero en caja. Intentaron racanear hasta el último euro. Pero se enfrentaron a un presidente y a un club al que el dinero no le importa lo más mínimo. El PSG se mostró inflexible.

Y encima apareció otro jugador por el que el Barcelona presentó una oferta. Se trata de Pedri, canterano de 16 años de Las Palmas y que está siendo una de las sensaciones de la segunda división. El Barcelona ya vivió un caso similar con Asensio cuando el Madrid se lo robó de las manos. No quería una situación similar.

Pedri es un media punta muy ligero, con buenas condiciones técnicas, rápido en el regate y con mucha habilidad para quitarse de encima rivales. ¿Les recuerda a alguien? A Bartomeu sí. Y decidió apostar en el último momento por el joven jugador de Las Palmas.

 

El fichaje se cerró en 5 millones más variables. Pueden llegar a ser 25. Pedri jugará en Las Palmas cedido este año pero el año que viene ya hará la pretemporada con el primer equipo. Bartomeu tiró todo en el último momento pero encontró otra joya. Ahora solo hay que tener paciencia para que la joya vaya puliéndose.