¡Courtois está despedido! Su sustituto aterriza en Madrid

La operación deja helado al Barça, al PSG y a Eden Hazard

Ni estaba funcionando hasta la fecha ni se le esperará más en el Real Madrid. Thibaut Courtois llegó con el pie izquierdo al Real Madrid, en un verano tormentoso en el que apareció casi como la única incorporación de nombre en un plantel deteriorado, que olía mal y terminó por estallarse en una de las peores temporadas que se le recuerdan al Real Madrid, que usó hasta tres entrenadores en el mismo año.

Y la grada, que le ha dejado como a todo el equipo unos meses de reflexión, no le perdonan sus errores, que por él Keylor Navas haya tenido que salir y que sea un portero con vitola de crack pero que aún no ha realizado un gran partido de reconocimiento y baño de multitudes. Y eso en el Real Madrid es poco menos que firmar una sentencia de muerte. Torres más altas han caído entre los muros del Santiago Bernabéu. Courtois ni será el primero ni el último que sufra mal de alturas en el coliseo blanco.

Thibaut Courtois

Y si además aparece una pretensión de siempre de Florentino Pérez, al mejor precio posible y que encima lanza un tremendo guiño al conjunto de Concha Espina, entonces lo de Courtois será un cuento para niños, una pequeña historia del que no quedará más que un mal recuerdo. Porque Gianluigi Donnarumma ha dado el paso que le acerca definitivamente al Madrid.

El joven portero italiano ha rechazado la oferta de renovación del AC Milan y lanza un mensaje claro a las oficinas merengues: estoy aquí, salgo gratis y tengo la madurez suficiente como para ser el titular de un proyecto de la envergadura del Real Madrid. Este movimiento unido a la caída a los infiernos en su popularidad entre la grada madridista del guardameta belga hacen que Donnarumma esté más cerca que nunca de defender el escudo del trece veces campeón de Europa, algo que ha sorprendido al PSG, al Barcelona y al mismo Eden Hazard, amigo de Courtois.

Ahora los belgas ya saben que el tiempo en Madrid es oro. Cada instante.