¡Y la nueva era de Ferrari arranca hoy! ¡Novedades!

El 'Cavallino Rampante' sube el telón y las expectativas son enormes

Basta mirar el palmarés de los últimos años, muchos, para ver que Ferrari está viviendo en la actualidad uno de los momentos más oscuros de su historia. La peor sensación se la llevaron por bastantes momentos durante la pasada temporada cuando se sintieron incapaces de seguir el reto planteado en carrera por sus principales rivales, sobre todo Mercedes, que ayer dio un adelanto de lo que está por venir en su W11. Y por eso la presentación de hoy se espera con ilusión desde la banda roja tifosi.

Ahora bien, el glamour y las expectativas con el nuevo Ferrari son enormes y deben cumplir con lo esperado por sus seguidores y, sobre todo, sus pilotos, Charles Leclerc y Sabastian Vettel. De momento tanto unos como otros verán con sus ojos el nuevo planteamiento en el que ha trabajado la escudería y que tendrá en el Teatro Valli de Reggio Emilia su puesta de largo oficial. A partir de 18.30 –hora española- se puede seguir esta emisión mediante la conexión por streaming a la página web de Ferrari.

Ferrari

Los detalles, indudablemente, se guardan con celo en Maranello y todo lo esperado en el llamado 'Proyecto 671’ es elucubrar sobre las mejoras que presentará el nuevo monoplaza de la marca italiana. Como si de biorritmos conjuntos se tratara, Ferrari, tras el guiño de Mercedes ayer, se adelanta al resto de escuderías poniendo sobre la mesa antes que nadie sus armas para el nuevo Campeonato del Mundo del Fórmula 1. En los próximos días, eso sí, viviremos el protagonismo de Red Bull, Mercedes, Renault, McLaren, Alpha Tauri, Racing Point, Williams, Haas y Alfa Romeo.

Hay que recordar que el Cavallino Rampante no obtiene una victoria final desde 2008, o lo que es lo mismo un largo erial sin gloria que se extiende por más de una década y está mellando el orgullo y el peso de la Scuderria. Incluso por su pasado e historia, la actual campaña es especial, ya no por necesidad, que también, sino también como un reto más elevado y místico que pasa por impedir que Lewis Hamilton alcance a Michael Schumacher al frente de títulos mundiales, con siete.