¡Sin piedad! ¡Márquez hace esta salvajada y deja en ridículo a Lorenzo!

El seis veces campeón del mundo parece indestructible

Creíamos que aflojaría por aquello de tener el campeonato del mundo en el bolsillo, pero no, Marc Márquez es una máquina. No se detiene, quiere ganar hoy, mañana y pasado; en verano, en otoño, sobre mojado, en seco, en los entrenamientos libres, en carrera. No tiene piedad de sus rivales. De ninguno. Ni siquiera de otro campeón del mundo y compañero de equipo al que ha dejado en evidencia esta mañana con una salvajada, una exhibición propia solo en él.

Está volando en Australia, como lo ha hecho en Japón, en España, en Argentina, en Francia, en Alemania, en la República Checa, Cataluña… Si Márquez es el campeón con más de cien puntos sobre el segundo, si lleva 10 victorias esta temporada, 5 segundos puestos y solo un abandono es porque su talento único ha encontrado la herramienta perfecta, y juntos están triturando a sus adversarios.

Se permite brutalidades como esta que hemos visto en Phillip Island: tratando de emular la otra que protagonizó en Japón su hermano Álex al salvar una caída asegurada. Esta vez el de Cervera ha establecido un nuevo récord de angulación: 70.8 grados de inclinación de su moto. Una salvada de época. La numeración la ha confirmado su equipo, Repsol Honda, aunque ya en las fotografías de Diego Sperani se veía que había sido algo excepcional.

Marc Márquez, Australia

Tanto o más como el encontronazo que ha tenido con Jorge Lorenzo. Márquez, que como decimos rodaba a un ritmo de vértigo, se encontró con Lorenzo, trató de rebasarlo y se tocaron, y lo siguiente queda para la historia: en unas imágenes tremendas, el catalán le recriminaba ala balear que su ritmo era para echarse una siesta. Lo que le faltaba a Lorenzo, que este fin de semana tiene otra lucha contra sí mismo y Johann Zarco, que se estrena con Honda.