Mourinho mete las narices en un fichaje de Florentino Pérez (y se gesta un cambio de cromos bestial)

El presidente del Real Madrid va a tener una competencia durísima en sus próximos movimientos en el mercado, que por otro lado son, cada vez, más necesarios.

Tal y como venimos contando desde última hora de este sábado y primera hora de este domingo en Don Balón, el fichaje de Philippe Coutinho por el Barça provocará, con casi total seguridad, una reacción en cadena en el mercado europeo que obligará a actuar al Real Madrid y a Florentino Pérez. El máximo mandatario madridista ha visto cómo el eterno rival merengue ha sido capaz de llevarse a dos de los futbolistas más codiciados del mercado en el viejo Continente por algo más de 300 millones de Euros. Un golpe de autoridad que pone en duda la hegemonía del Real como entidad más potente de Europa en este sentido.

 

El favorito sigue siendo Mauro Icardi. El delantero argentino del Inter de Milán es el goleador consumado que el Real Madrid necesita ya, ahora mismo y no el próximo verano, debido a la enorme sequía anotadora que ha lastrado al equipo en la primera mitad de la temporada, y además podría disputar la Champions League, ya que el club italiano no disputa competición europea este curso. Sin embargo, al club madridista le gusta tanto o más Harry Kane. El delantero inglés del Tottenham es, probablemente, el ariete más en forma del momento en Europa, y sería un fichaje muchísimo más brutal a nivel de marketing que el de Icardi.

 

Kane

 

Los problemas para Florentino Pérez con Kane eran, hasta ahora, dos: su enorme coste (el precio de salida que pone el Tottenham es de unos 200 millones de Euros, cifra absolutamente inadmisible para el Real Madrid) y la imposibilidad casi total de que el delantero llegue ahora en enero. Por no hablar de que no podría disputar la Liga de Campeones. Pero ahora, a este doble hándicap se añade un tercer elemento en contra del presidente madridista: Jose Mourinho ha metido 'las zarpas' en la operación.

 

El luso le quiere para el United

 

Tal y como apuntan desde la prensa inglesa, el técnico portugués tiene a Harry Kane entre ceja y ceja para su Manchester United. Pese a que Romelu Lukaku está completando una buena temporada y al regreso de Ibrahimovic, Kane es el mejor delantero de la Premier League sin discusión, y con él, los Diablos Rojos darían ese salto de calidad que el entrenador reclama como requisito imprescindible para optar al título liguero en Inglaterra y a la Champions League. En cualquier caso, esa hipotética salida de Kane de los Spurs se produciría en el verano de 2018, en ningún caso ahora.

 

Gareth Bale. Sin embargo, el Real Madrid puede presionar a su vez al Manchester United con Bale. El galés acaba de regresar a la dinámica de juego del equipo tras muchísimos meses de inactividad e irregularidad, y en el club están expectantes respecto al rendimiento que pueda dar en este segundo tramo del curso. Pero una cosa está clara: Bale ya no es intocable y sus constantes y graves problemas físicos han colmado la paciencia del Madrid, que se plantearía venderle si llega una buena oferta. Y precisamente, el expreso de Cardiff es otra de las obsesiones reconocidas de Mourinho, que el pasado verano admitió que quiso ficharle. Por tanto, este conflicto de intereses podría culminar en un cambio de cromos que lleve a Harry Kane al Santiago Bernabéu, y a Bale a Old Trafford. Habrá que estar muy atentos...