Última hora tremenda: ¡El Barça tiene nuevo nueve!

Setién lo tiene claro

Poca fiesta puede haber hoy en Ibiza para el Barcelona si cae eliminado contra el conjunto del archipiélago que dirige un viejo conocido de LaLiga, Pablo Alfaro. El nuevo formato copero le viene mal a un Quique Setién que tan solo ha podido ir dejando pinceladas del equipo que desea llegar a ver bajo su mando y que, por contra, podría tener una importante brecha en su consistencia si hoy falla ante un Segunda B. No sería lo normal, pero cuando en el cuadro azulgrana falta Messi (como ausencias, al argentino se une Sergio Busquets y Gerard Piqué, además de Dembelé y Luis Suárez), las dudas llegan a raudales. De ahí que el míster tire de un recurso, asociado al nueve del equipo, que no ha usado aún y que deseaba probar no solo para esta eliminatoria, sino para el resto del curso.

Porque Luis Suárez no estará de aquí a bien entrado el mes de abril y el Barça se debate entre tirar con lo puesto (Dembelé, cuando regrese, y Ansu Fati) o fichar un nueve referencial. Pero hay otra opción para Setién y es alinear a Antoine Griezmann de nueve puro, de rematador con capacidad de asociación, en la que es una variable que puede dar resultados al cántabro. Escoltado por dos canteranos, Carles Pérez y el mismo Fati, El Principito será el encargado de poner el gol y ser el líder en la primera línea de presión al rival.

Barça

El galo ya actuó en el Atlético de Madrid en esa demarcación, aportando dos cosas que ni el mismo uruguayo puede hacer: una presión muy elevada y un trabajo defensivo al que el charrúa no está tan acostumbrado. La verticalidad la tiene ambos. Sin Messi, Setién entiende que puede subir el nivel físico para suplir las carencias técnicas y lo hará con una tripleta atacante, de la que Griezmann es el referente, de mucho músculo y velocidad.

Y lejos de probarlo solo esta noche -a las 19.00, hora española-, Setién se lo toma como un ensayo oficial de la que puede ser una variante táctica atractiva y eficaz, que, además, privaría al club de acometer un fichaje de urgencia en el ataque. No están las arcas para dar pasos en falso. Por su parte Griezmann, liberado de la exigencia asistencial que rinde al astro argentino, jugará más liberado y tiene ante sí una oportunidad única de ir ganándose un nombre propio en el Barça. Ahora bien, todo lo demás que no sea sumar hoy, ante un equipo dos categorías inferior, sería catastrófico tanto para el francés como para el Barça y su nuevo preparador.