¡La bomba se llama Antoine Griezmann! ¡Mira el plan oculto de Bartomeu!

¡El francés tiene los días contados!

Ayer el Barça ganó con soltura al Real Valladolid en un partido sin ritmo por las dos partes y que decidió la mayor calidad culé. La abismal diferencia en este sentido la marca la lógica. Y Messi, que potencia a los blaugranas y los eleva a otra dimensión. El argentino rompió el partido andando, con un pase a la espalda de la defensa pucelana y un libre directo que encajó en la escuadra. Al descanso, en dos arrebatos el crack, el Barcelona había solventado la papeleta.

Sea como fuere, el partido no lo decidió Antoine Griezmann, que ni siquiera salió de titular. Su incorporación al césped en el minuto 63 fue intrascendente, volvió a no participar demasiado en el juego, se le volvió a ver incómodo en una demarcación, caído a banda izquierda, que le cierra su salida natural hacia el centro y, por si fuera poco, molesta al carrilero, Jordi Alba.

Es una obviedad que Griezmann no era lo que necesitaba el Barça, no lo era tácticamente ni jugando con este esquema, que es innegociable. Ernesto Valverde aprovechó anoche para sentar a El Principito y poner a un Ansu Fati que, eso sí, no hizo un buen partido. Pero el txingurri ve a las claras que tanto el joven punta azulgrana como Ousmane Dembelé cumplen mejor que Griezmann en esa posición: son más verticales, generan superioridad y tiene una mayor capacidad de asistir al punto de penalti al desbordar por ambos lados.

Ansu Fati

Y ya está decidido, el Barcelona tiene un plan que está en la mente de Josep Maria Bartomeu: mostrar a Griezmann al mundo, llegar a final de temporada y presentar al galo como moneda de cambio al PSG por Neymar. El presidente sabe que la carta del ex del Atlético aún no la ha jugado pero puede interesar muy mucho a los de la capital de Francia. ¡La bomba del verano está lista en Can Barça!

Neymar, con Brasil