¡Les busca salida! Zidane se harta de dos jugadores que eran claves para él

Después del partido contra el PSG se reunió con Florentino para dejar las cosas claras

Si hay algo que tiene claro Zidane es que si el barco se hunde con él no quiere irse solo. El técnico está harto de las decisiones de alguno de sus jugadores sobre el terreno de juego. De su falta de madurez y de su poca profesionalidad a la hora de encarar los partidos. Lo dejó bien claro en rueda de prensa el pasado miércoles. “No hemos jugado con la intensidad necesaria. No hemos metido la  pierna”. Quizás Zidane ya manejaba los vergonzantes datos de kilómetros recorridos por el Real Madrid durante el partido.

Zidane siempre ha escuchado a su plantilla. Ha aceptado de buen grado darle día libre a los titulares tras un partido. Pero viendo las críticas que está recibiendo empieza a plantearse si realmente merece la pena lo que está haciendo por ellos. Más aún cuando no responden por él.

El partido del equipo blanco en París fue simplemente vergonzoso. No se puede salvar a nadie. Quizás algún momento puntual y alguna acción suelta. Pero nada que ver con lo que se espera de un equipo de la entidad y el presupuesto del Real Madrid. A estas alturas y después de partidos como el de París Zidane empieza a plantearse si es que el equipo le está haciendo la famosa cama.

Zidane habló con Florentino sobre la situación de la plantilla. Puso dos nombres sobre la mesa. No les quiere ni ver: Mariano y Brahim.

Con el delantero se le acaban los calificativos. No entiende como no se fue cuando tenía ofertas para ello y le dijo por activa y por pasiva que no contaba con él. El otro día Rodrygo entro antes que él.

Brahim es diferente y quiere mandarle cedido. Las lesiones le han dejado muy por detrás con respecto a otros compañeros y no va a tener los minutos que necesita. Es el momento de dejarle salir en invierno y Zidane le ha enseñado ya la puerta de salida de Valdebebas.

El problema es que estos dos jugadores no son la parte pesada de la plantilla y Florentino exige a Zidane decisiones más pesadas. Algunos “cracks” del equipo empiezan a ponerse nervioso. Y con la Eurocopa a la vuelta de la esquina todo puede pasar en invierno.