Messi lanza un aviso inesperado en el vestuario ¡Y le señala!

El argentino lo hace todo y necesita ayuda

Leo Messi es el mejor futbolista del mundo hasta que otro crack demuestre lo contrario o pueda mostrar que es capaz de hacer más que el argentino y con la regularidad que lo hace el 10 del Barça. Esa misión se antoja complicada para cualquier futbolista del planeta. Ayer Messi no marcó en el Benito Villamarín, pero da igual. Lo hizo todo. Asistió al resto y marcó la pauta que asentó la victoria de su equipo. Sin él los puntos culés serían muchos menos, parece que incluso la mitad. Y eso al crack no le hace ninguna gracia. Sus compañeros lo saben y él conoce la situación: no puede salvarles siempre. No lo dice pero todos lo saben: tiene a ciertos jugadores señalados.

Antoine Griezmann es el primero. Por sueldo y galones, en cuanto a fichaje de entidad y salario, el francés debe dar un paso al frente, pero ayer fue de lo menos destacado, una vez más, del conjunto culé. Su participación fue escasa y algunas voces hablan de un jugador que brilla a favor de corriente pero no cuando el equipo lo necesita. En Can Barça se temen lo peor.

Antoine Griezmann

Messi no lo quiere ni ver pero lo medita. Sabe que algún día no estará acertado y el equipo caerá, y es la Champions League lo que más le preocupa. El ensayo fallido fue San Mamés: primera eliminatoria (y partido serio fuera de casa), él no estuvo acertado, el Barça no marcó y a la calle. Es cierto que tampoco anotó en Sevilla, pero dio en bandeja los tres tantos de su equipo, sumando tantas otras asistencias y certificando tres puntos cruciales.

El argentino mantiene agarrado al Barça a LaLiga pero le pide más al francés, que es la otra estrella que queda en pie. Partidos como el de ayer del ex del Atlético de Madrid serán inaceptables en la Liga de Campeones. La estrella del Barça está preocupado, sin duda. Sin Luis Suárez ni Ousmane Dembelé, es indudable que al Barça le falta gol y sin anotar no será posible siquiera acercarse a la disputa por la orejona, auténtico objetivo azulgrana de la temporada. Más presión para un Griezmann que volvió a desaprovechar una oportunidad de brillar.