Nueva ofensiva culé por el nuevo Busquets ¡Se adelanta al Madrid!

No puede esperar más

Es pronto para hacer balance pero es mejor prevenir que curar. El tiempo apremia en Can Barça con el envejecimiento de algunas de sus piezas fundamentales en los últimos tiempos (por no hablar del problema en el banquillo), léase Luis Suárez, Leo Messi, Gerard Piqué, Sergio Busquets o Ivan Rakitic, y por ahora solo con las llegadas de Antoine Griezmann y Frenkie de Jong, aunque fructíferas (especialmente en el caso del holandés), no le llega al Barça. La figura de Busi es la que más preocupa por el equilibrio que aporta al equipo y porque no hay un futbolista en la plantilla que le pueda sustituir. De ahí que Bartomeu quiera cambiar eso desde este mismo mercado veraniego.

Y el elegido es el mismo mediocentro que quiere el Real Madrid para hacer lo propio con Casemiro: Fabián Ruiz. Los culés, después de sopesar y rastrear el mercado para ver quién es el más factible, fiable y posible de entre los que gustan, se han decantado por el sevillano del Nápoles. El gran anhelo de Josep Maria Bartomeu, por delante del internacional español, es Marco Verrati pero considera que si Neymar es complejo, el italiano es imposible. De hecho no quiere ni volver a intentarlo no vaya a ser que el PSG reaccione, como hizo con el brasileño, fichando a uno de sus puntales.

Por eso todos los caminos conducen a Ruiz; y es así por su porte y colocación, su buen manejo de balón, su capacidad de llegada y contención y por el futuro que tiene por delante. Los napolitanos van a pedir por él un mínimo de 100 millones de euros, pero el Barça espera introducir en la operación a Rakitic, Vidal, Aleña o incluso Arthur Melo, si los italiano se lo piden. Con alguna de estas piezas, creen que Fabián podría vestir de blaugrana por uno 50-60 millones. Eso sí, mientras no se vaya a otro equipo.

Fabián Ruiz

Y aquí, como casi siempre, el rival es el Real Madrid. Los merengues han contactado con Fabián y saben que en la ciudad del sur de Italia interesa mucho James Rodríguez, y eso lo complica todo. De ahí que el tiempo apremie por ganar a los madridistas en la carrera. Por su parte el futbolista se muestra ilusionado con volver a LaLiga, aunque, prudente, no ha querido soltar prenda sobre cuál sería su preferencia. Fabián sabe que ambos le quieren y que su futbol pasaría a otra dimensión tanto vestido de blanco como de azulgrana. Veremos quién se lo lleva.