Mino Raiola se la juega al Barça ¡No se lo quería vender, ahora menos!

Este hecho corta las negociaciones

Era un secreto, sin embargo andaban bien encaminados los nuevos contactos por el jugador turinés. Matthijs de Ligt no está funcionando en la Juventus de Turín pero en el Barça le tienen muchas esperanzas al joven central y esperaban poder entrar a pujar por él con fuerza en la época estival. En Can Barça pensaban que, llegado el momento, el futbolista estaría tasado a la baja y podrían abrir una vía de negocio con los bianconeros por él, dado el escaso rendimiento que está mostrando en tierras transalpinas. Pero todo se ha torcido, y es porque Mino Raiola ha hecho que así sea.

El polémico agente del jugador ha jugado con el entorno del Barça ya que en cuanto ha tenido la posibilidad de virar en sus intenciones sobre buscarle una salida al defensa, lo ha hecho. Y eso ha ocurrido este fin de semana con la, previsiblemente, grave lesión del joven central truco, Merih Demiral, que había sido titular con Mauricio Sarri en la Juve.

El jugador turco cayó de mala forma al ir a rematar un córner y su rodilla se giró antinaturalmente. Su caída en desgracia hizo entrar a De Ligt, que sin el otomano vuelve a encontrar un sitio en el once, y ahora el agente y él no desean salir de Turín, plantando al Barça. El jugador piensa que es su segunda oportunidad y la quiere aprovechar, para Raiola es una opción de estabilizar la carrera del holandés y así recotizarlo al alza, por lo que el Barça se queda sin el recambio a la más que posible venta de Samuel Umtiti, y sin el central deseado por el cuerpo técnico y la directiva desde la pasada campaña.

De Ligt

No hay muchos defensas con la calidad y autoridad del neerlandés, y menos que tengan capacidad para salir con el balón jugado. Pese a su mal inicio en Italia, De Ligt ya ha dado muestras de lo que es capaz (cuajó una temporada excepcional en el Ajax de Ámsterdam) y seguramente terminará explotando y siendo un referente. Eso sí, tanto él como su agente han decidido cerrar la puerta definitivamente al Barça, que se había ilusionado en los últimos tiempos con su incorporación.