Otro lío en el Barça: ¡Leo Messi lo quiso echar y Valverde lo detuvo!

Sale a la luz esto cuando la tensión en el vestuario es latente

A Leo Messi, y a su amigo y también crack Luis Suárez, no les ha sentado nada bien que Neymar, tras suplicarles por chat a los dos giganates del Barça que le rescatasen de París, se quedara en París por falta de dinero, un montante que tanto el uruguayo como el argentino consideran que podría haberse resuelto si el club no se hubiese lanzado a la contratación de Antoine Griezmann, un jugador que no ha caído bien en su seno y al que consideran inferior al brasileño.

Con todo, las circunstancias son las que son en Can Barça, El Principito es parte de la plantilla y el 10 de la canarinha no, una situación que será así por lo menos hasta el próximo verano. Esta perspectiva ya era evidente para el club que reside en el Camp Nou a pocos días del cierre de mercado y como Leo Messi, que está obsesionado con la Champions League, veía que el brasileño no llegaba, quería tener a todos los jugadores enchufados del actual grupo.

Ernesto Valverde

Y eso incluye al overbooking del medio del campo, donde Ivan Rakitic y Arturo Vidal están siendo dos de los damnificados, ambos, por cierto, insustituibles para el astro argentino. Por eso Leo Mesi quería que los minutos de juego para los puestos de la medular se los repartiesen solo entre Arthur, Busquets, Vidal, Rakitic y De Jong. Y eso incluía la cesión de Rafinha y Aleñá. Pero Ernesto Valverde tenía otros planes.

De hecho fue el txingurri quien se interpuso en la casi hecha cesión de Carlos Aleñá al Betis. El míster vasco quiere al canterano en su equipo y disputando la titularidad a los otros cinco mediocampistas. En cambio, para Messi, Valverde no ha sabido gestionar el caso Rakitic, hoy muy descontento, ni el exceso de mediocampistas. Pero Aleñá está y veremos quién tenía razón.