La verdad oculta del club sobre Ansu Fati que hace estallar a Leo Messi

El argentino se ha enterado y entra en cólera con el club: los datos hablan

La suya ha sido una de las explosiones más brutales en el fútbol español de los últimos tiempos, similar al impacto de Raúl González Blanco, el que fuera azote durante lustros del Barça que debutó allá por el 29 de octubre de 1994 y luego tuvo una exitosa carrera en el Madrid y en la Selección española. Así inició su andadura Ansu Fati, que con solo 16 años sacó a relucir toda su calidad en el Camp Nou y en este Barcelona lleno de estrellas, convirtiéndose en una de las promesas más potentes del fútbol continental.

Incluso se habló de que si la justicia obrara, el joven delantero blaugrana debería sentar a Ousmane Dembelé y Antoine Griezmann. Para algunos de los cracks de la plantilla esto era un proceso natural y merecido. Leo Messi lo vio desde el inicio, es un chaval que vale y mucho, y tal como lo ve el astro, quien merezca jugar debe hacerlo. O no.

Una información ha llegado a oídos del 10 del Barça y la he hecho estallar en cólera porque procede de las altas esferas del club y es una orden directa que influye en la decisión de Ernesto Valverde. Y ese no es otro que el supuesto interés de la directiva de hacer superponer los méritos de los dos franceses al del joven talento blaugrana. El txingurri recibe presiones para poner a Griezmann por encima del resto, con el fin de darle más oportunidades. El Barça no se puede permitir que un jugador de 135 millones esté en el disparadero.

Y esto escama al sudamericano porque los rumores están refutados por los números: Ansu Fati no juega desde hace un mes, concretamente desde el 24 de septiembre. Es cierto que pasó una molestias en su rodilla ante el Getafe y, posiblemente, ante el Inter, pero ha sido convocado y no ha jugado ni un minuto ante estos dos equipos y después frente a Sevilla, Eibar y Slavia de Praga. Ansu Fati no salta a un terreno de juego con la elástica blaugrana desde el choque frente al Villarreal.

Messi, Suárez y Griezmann 

Veremos qué ocurre si vuelven las urgencias.