El 10 madridista que llama a Leo Messi “Fichadme, por favor” (se va a liar)

Suelta la bomba: ¡Quiere salir al Barça! Cree que su entrenador no confía en él y tiene a la afición en contra

El Barça, más si finalmente se termina por concretar la presión que está ejerciendo Ivan Rakitic para salir en este mercado invernal, necesita jugadores creativos con la capacidad de hacer aquello para lo que está dotado Messi -que es bajar a recibir al centro del campo y abrir espacios-, pero que le limita ofensivamente por abarcar demasiado espacio, de esta forma, con una figura de media punta al uso, el argentino podría liberarse de la creación en tres cuartas partes del campo y solo tendría que recibir entre líneas y pensar en el gol.

Ese enlace, aunque Frenkie de Jong y Arthur tienen perfiles capaces de semejante cometido, en el Barça no existe y puede ser necesario en según qué partidos, donde podrían introducirlo en detrimento de un defensa o uno de los tres puntas, seguramente Ousmane Dembelé, Antoine Griezmann o Ansu Fati (ya que Messi y Suárez son insustituibles)

Antoine Griezmann

Un segundo diez le serviría al cuadro culé de revulsivo contra los atascaos que está viviendo esta temporada, y el mercado ofrece posibilidades, no muchas, pero sí algunas suculentas. A Ernesto Valverde y Leo Messi le interesaría un perfil Isco Alarcón, siendo una operación de alto riesgo, o uno que tiene sus horas contadas en Inglaterra y tiene un pasado madridista reciente, por lo que se cumple la triple función que buscan: un jugador con clase, que se adecúe a esas labores y que haga daño al Madrid verle vestido de blaugrana.

Mesut Ozil ha visto como su entrenador, Unai Emery, le da la puntilla en el Arsenal: ante los micrófonos y con la afición escuchando, el técnico español dijo que Ozil ni merecía un puesto en el banquillo. Todo estaba roto ya entre el alemán y los gunners, pero si había alguna duda, ahora ya no existe. Ozil ha puesto la maquinaria a funcionar y su entorno se ha puesto en contacto con el Barça para ofrecerse este mismo invierno. Su ficha es un impedimento, pero el germano le ha hecho saber a sus representantes que se bajaría el sueldo si fichara por el Barcelona.

En Can Barça se lo piensa.