Bartomeu elige este fichaje inesperado y no es Neymar ¡Leo Messi estalla!

El presidente lo lleva en secreto pero lo tiene decidido ¡y argumenta estas razones!

El interés del Barcelona por contratar a Neymar Junior responde a una respuesta futbolística y emocional. La primera está alineada con la idea que de él se tiene en Can Barça: la de un jugador desequilibrante como pocos, encarador, valiente y que aporta creatividad al ataque culé. Esta idea está en la cabeza de ciertos directivos, incluido Josep Maria Bartomeu.

La segunda, le respuesta emocional, es la que sale de algunos de los pesos pesados de la plantilla como Gerard Pique, Luis Suárez y Leo Messi, principalmente. Los jugadores confían en todas esas características que le ponen en la agenda del cuerpo técnico pero, además, se apoyan en la faceta personal, donde el carioca tiene muy buena sintonía con todos los cracks culés.

El problema para los capitanes del Barça es que a Bartomeu, en parte por la férrea resistencia de Nasser Al Khelaifi y en parte por su historia reciente de lesiones (la última con su selección), se le empieza a esfumar la idea del brasileño como crack de los próximos años del Barça. Es mucho dinero el que haría falta para mover a Ney de París, el jugador tendrá 28 años el año próximo y hay otras posibilidades en el mercado más asequibles y prometedoras.

Neymar, lesionado

A Bartomeu concretamente le parece atractiva la de Marcus Rashford. Con sus picos de eficacia y regularidad, el presidente ve potencial de estrella mundial en el inglés y va a ser, si nada se tuerce, su gran objetivo para el próximo verano. Con 21 años, el internacional por los de la cruz de San Jorge, posee un precio cercano a los 80 millones, una cifra que sí permite ilusionar deportivamente el aficionado y a la vez cuadrar las cuentas.

Ahora bien, ¿gustará esto a Leo Messi? No olvidemos que el argentino puede irse en cuanto quiera del Barça y la relación entre el astro sudamericano y el presidente, desde el verano, no pasa por su mejor momento.