Casemiro y Varane cumplen un sueño de 80M: será el adiós al 'peor enemigo' del Manchester United

Casemiro y Varane cumplen un sueño de 80M: será el adiós al 'peor enemigo' del Manchester United

El que fuera el central más caro de la historia podría abandonar definitivamente Old Trafford

Se acerca el final del mercado de fichajes en Europa y los equipos se acercan a las últimas oportunidades para dar salida y entrada a aquellos futbolistas restantes para acabar de cerrar las diferentes plantillas. En este sentido, el Manchester United, a la espera de incorporar a un lateral izquierdo, sigue buscando la forma de desprenderse definitivamente de Harry Maguire, que según informa The Sun, ha reactivado el interés del West Ham para cerrar un movimiento de última hora que acabe con la pesadilla de uno de los peores fichajes de la historia de los red devils.

Maguire

Reactivada la operación salida

Con la renovación del interés por parte del conjunto hammer, se reactiva una operación que anhelan todo en Old Trafford y que, solamente el dinero puede bloquear. El jugador no está dispuesto a perdonar ni una libra de su contrato. Es por este motivo que, según el citado medio, el West Ham está abierto a pagar algo más de dinero para cerrar una incorporación que David Moyes considera clave y que solamente logrará dando más dinero al jugador, cuyo contrato es el de una estrella.

Decpeción total y 80 millones perdidos

Como ya os hemos contado en Don Balón, el fichaje de Harry Maguire ha sido una completa ruina para el Manchester United, el fichaje del inglés, solamente ha sido superado por el de Josko Gvardiol por el Manchester City. En este sentido, jamás respondió a las expectativas puestas en el que fuera el central más caro de la historia, ya que jamás estuvo entre los mejores del mundo.

Por su parte, toda la plantilla del Manchester United, con Varane y Casemiro incluidos podrán respirar más tranquilos en caso de cerrarse definitivamente el adiós de un Maguire que no hacía más que complicar la vida a sus compañeros cuando se trataba de sacar el balón jugado, requisito indispensable para el fútbol de Erik Ten Hag, que también se ha hartado del juego sumamente tradicional de Maguire.

Así pues, Varane y Casemiro cruzan los dedos para que se concrete la salida de uno de sus mayores dolores de muelas. Y es que un equipo que espera lograr grandes cuotas no puede contar con un central como Maguire, hecho para jugar en planteamientos muy replegados, donde no se noten sus carencias en velocidad y salida de balón.