El Chelsea se libera de la sanción y quiere al carioca ¡El Barça llora!

Los ingleses ponen todo el dinero y los culés no podrá luchar contra ellos

Tarde o temprano, en Can Barça que la llegada de Neymar a la ciudad condal es un hecho incontestable que simplemente se ha retrasado más de la cuenta. Es inevitable que el brasileño regrese al equipo que le sacó de Brasil y consiga volver a formar, al menos durante un año y antes de que el argentino se retire o se vaya del Barça, dupleta con Leo Messi y tripleta con Luis Suárez. Tanto es así, que incluso en el club culé le ven como el Messi de los próximos años.

Y es que Neymar siempre ha manifestado, en el último año y medio, su interés por volver a ser jugador del Barça, correr la banda del Camp Nou (la izquierda, que tantos quebraderos de cabeza le está dando a Ernesto Valverde con la llegada de Antoine Griezmann y la desconexión del díscolo Ousmane Dembelé) y triunfar en Europa luciendo la elástica blaugrana. El problema para el de Sao Paulo es que subestimó la capacidad, económica sobre todo, de su actual presidente, Nasser Al Khelaifi.

Neymar, con el PSG

El jeque no da su brazo a torcer y, finalmente, será más que complicado de lo que se pensaba sacar al carioca de París. Ni siquiera ha contado la voluntad del jugador, Al Khelaifi quiere que el contrato se cumpla o el Barça vaya a la capital de Francia con casi 250 millones de euros (una operación que se iría mucho más allá en comisiones y el sueldo del jugador). Eso, unido a las lesiones del 10 de la canarinha y su edad (27) hacen que el Barça sondee otros futbolistas. Por si acaso.

Y tenía uno en mente: Reinier Jesus Carvalho, mediapunta del Flamengo y una de las grandes perlas del fútbol sudamericano. Con sus buenos contactos en el país sudamericano, el Barça lo tenía casi hecho… hasta la llegada de otro gigante, que viene con toda la artillería económica retenida: el Chelsea. Los ingleses, si se liberan como parece de la prohibición de transferencia formulada por infringir las reglas de la UEFA, quieren a Reinier y van a ofrecer al club brasileño todo el oro por él, más del que puede dar el Barça.