José Mourinho va a hacerle un favor a Valverde: te lo compro

El jugador se había convertido en un problema para el técnico vasco

El Fúbol Club Barcelona tiene un problema. Y no es en el banquillo, donde también está teniendo más de uno disgusto con Ernesto Valverde. El problema viene más bien en una plantilla y unos jugadores en los que el técnico a menudo no cree. El primero en salir este mercado invernal fue Carlos Aleña. Se ha ido al Betis tras no contar prácticamente nada para el entrenador vasco. Pero el caso del canterano era sencillo, una cesión y a esperar su evolución, en los casos de jugadores por los que el Barcelona pagó una gran suma de dinero es diferente. Es el caso de Nelson Semedo. José Mourinho tiene la llave.

El portugués llegó hace dos años procedente del Sporting de Lisboa para intentar tapar las carencias del equipo en el lateral derecho. Tras la salida del club de un mito como Dani Alves la posición quedó huérfana. Aleix Vidal fue el refuerzo estrella para ese lateral derecho, pero no convenció a Luis Enrique ni a Valverde. Acabó fuera del equipo y Sergi Roberto, de manera improvisada, fue quien se hizo con la titularidad.

Pero el catalán sufría en partidos importantes, pese a la reconversión el Barcelona debía fichar un jugador que fuera específicamente lateral derecho. Así Zubizarreta, justo antes de marcharse, firmó a Semedo. Valió 35 millones y se vendió como un “Dani Alves en potencia”. Rápido y con llegada, no descuidaba la defensa y era aplicado en el repliegue.

Primero fue decepcionante, luego la gente se acostumbró a su presencia, y cuando parecía que era un fijo para Valverde comenzó a desaparecer en los encuentros importantes. Por ejemplo, ayer, fue Sergi Roberto quien ocupó el lateral. A nadie, ni al portugués, le extrañó su suplencia.

Semedo pudo salir en verano, el Atlético ofrecía por él 40 millones pero a Valverde no le convenció la idea, sobre todo porque no veía a Moussa Wagué preparado para dar el salto. Ahora es diferente, confía en Sergi Roberto en esa posición y considera que Semedo más que una solución es un problema. El portugués quiere jugar, la Eurocopa se acerca, y puede generar mal estar en el vestuario.

José Mourinho es la solución. Busca un lateral derecho, pues Serge Aurier se irá en junio y se ha fijado en el su compatriota. Quiere hacer una ofertar en forma de cesión con compra obligatoria al finalizar la misma. Todos salen ganando, el Barcelona se desprende de un “paquete sospechoso” y el Tottenham refuerza al equipo.