José Mourinho se venga del Madrid ¡Es muy feo y hunde a Florentino!

El míster luso llega al Tottenham y usa su influencia para perjudicar a los blancos ¡Ojo al movimiento!

José Mourinho, que salió del Real Madrid sin pena ni gloria y dejando un reguero de odio y desunión como se han visto pocos en la capital de España, incluso mancillando la imagen honorable del Madrid, que durante la época más dura que se le recuerda a nivel deportivo (durante los éxitos de Pep Guardiola) se dedicó a destruir el fútbol más que a construirlo, quería regresar a la casa blanca e instaurar su segundo reinado en el Santiago Bernabéu, pero Florentino Pérez se opuso a quienes dentro del club le reclamaban como solución a los momentos de zozobra de Zidane.

Por ahora el fantasma de The Special One se ha diluido y ya no ronda el coliseo blanco y ya no podrá volver, ya que Mou ha fichado por el Tottenham, como adelantó Don Balón, dejando en la cuneta a un Mauricio Pochettino que ahora empezará a asonar para los de Concha Espina.

José Mourinho

Tal vez Mourinho fue necesario en su día en el Madrid, incluso beneficioso, ya que con Guardiola en el Barça el portugués trajo una competitividad que le faltaba a los blancos y una capacidad de lucha que en algún caso sirvió para doblegar al mejor Barça de la historia. Sin embargo futbolísticamente el conjunto madridista menguó. Hoy Mou y Pep son páginas del pasado blanco y culé, y ahora todos escriben su propia historia.

Pero siguen conectados porque el preparador ibérico, despechado, quiere hacer del Tottenham un club grande y para ello va a perjudicar a su ex equipo. Porque si se estaba preparando el terreno desde las oficinas del Bernabéu para lanzarse a la contratación de Harry Kane e incluso la llegada gratis de Chiristian Eriksen, ahora Mou bloqueará ambos asuntos, tratando de revertir la situación y cortando cualquier relación con el máximo mandatario blanco y el Madrid.

Veremos qué opinan los futbolistas, lo que sí está claro es que Mourinho tratará de que Daniel Levy haga sufrir las de Caín a los de Chamartín si quieren pescar en Londres.