El Madrid comienza a desesperarse con el Manchester United

El tiempo corre en contra del equipo blanco

El Manchester trabaja contra el reloj para cerrar un centrocampista que sustituya a Paul Pogba. Las prisas no son buenas consejeras y eso hace que el equipo de Manchester este ahora mismo en una situación insostenible. Está tocando todas las puertas posibles pero ninguna parece abierta.

Si ayer decíamos que era Bruno Fernandes el jugador que parecía más cerca del United, hoy mismo por la mañana sabíamos que el jugador prefiere ir con Mauricio Pochetino, del que tiene grandes referencias. Cree que su rendimiento en Londres será mucho mayor que el que puede tener en Manchester y ha rechazado, de momento, la oferta red devil. El acuerdo entre clubes era total.

Como hemos contado hoy, Eriksen sigue siendo otra opción que manejan en las oficinas de Manchester, pero depende de la llegada del propio Bruno Fernandes a Londres. Un galimatías cuando faltan prácticamente tres días para cerrar el mercado de fichajes. En Manchester alucinan con una cosa que no esperaban: los jugadores ya no priorizan jugar en el Manchester United en Inglaterra. Ya no son el gigante de antes. Los equipos grandes europeos deberían estar alerta. Es un aviso a navegantes. El escudo ya no ficha jugadores.

Ante esta nueva tesitura la dirección deportiva de Manchester ha puesto sus ojos en Milinkovic Savic.

El serbio, nacido en España, era el pasado mercado uno de los jugadores más codiciados por toda Europa. Su buen mundial y su buen año llegaron a hacer que incluso el Real Madrid sondeara su fichaje. Pero este año no ha sido tan bueno para el serbio. No ha encontrado la estabilidad necesaria para seguir creciendo y parece que se ha estancado. No vería con malos ojos salir pero tampoco la idea de un Manchester en horas bajas y la presión de sustituir a Pogba le convencen .Prefiere irse a París pero allí no hay dinero para sacarle de Roma.

En Madrid esperan acontecimientos, con la tranquilidad de saber que Pogba quiere jugar para Zidane y que el acuerdo con el jugador se hará de una manera sencilla. EL problema sigue siendo el Manchester United. Un gigante con pies de barro que se niega a caer, pero que no deja de tambalearse.