¡Mala pinta! No le quiso Zidane… ¡y el Arsenal le quiere fuera!

Este crack no atraviesa un buen momento en su carrera deportiva

¡Una montaña rusa! La vida que Dani Ceballos se esperaba en Londres no está siendo todo lo placentera que desearía… y es que en esto del fútbol ¡nunca se sabe!

Tras abandonar el Real Madrid el pasado verano por la falta de minutos que tenía, decidió emprender una nueva aventura, en calidad de cedido, en el gran club de otra liga como lo es el Arsenal. Tras cuatro meses de competición y, habiendo tenido dos técnicos españoles a su disposición, el futbolista andaluz solamente ha disputado siete partidos como titular.

 

Ceballos desembarcó en Londres para convertirse en ese centrocampista total por el que el Real Madrid le fichó. No obstante, su andadura en Inglaterra no está siendo todo lo confortable que se esperaba y, tanto él como el club, están buscando una salida en este mercado invernal.

El antiguo técnico gunner, Unai Emery, pidió el fichaje de Ceballos a la directiva del Arsenal para conformar un centro del campo de lo más completo y, aunque ha tenido más oportunidades que en Madrid, no ha logrado alzarse con el puesto de titular en una posición que, precisamente, es de las menos competitivas en el equipo. El club inglés tiene un grave problema de juego desde hace años, ya que no ha podido dar con la pieza que haga funcionar el equipo, y no parece que sea el jugador español la solución. Muchos jugadores de renombre han desembarcado en el Emirates, pero ninguno con la suficiente solvencia y regularidad como para convertirse en titular indiscutible en la dirección del equipo.

Zinedine Zidane apenas contaba con el talentoso jugador la temporada pasada y, en vistas a que su proyección era de lo más esperanzadora, Ceballos no ha sabido cumplir con las expectativas y, seguramente, Florentino no le quiera de vuelta en Madrid tan pronto. El futuro del jugador es toda una incógnita, pero todo parece indicar que abandonará Londres en busca de los minutos que no tiene, si es que quiere tener opciones de ir a la Eurocopa que se disputa en seis meses.