Palo repentino para Florentino Pérez: ¡Ya solo puede venir uno!

Se cierra una puerta y las posibilidades de un fichaje de relumbrón se reducen

Florentino Pérez sabe cómo pulsar el corazón de la hinchada del Santiago Bernabéu, conoce su biorritmo y su latir, sabe que las desilusiones pesan hondo en la parroquia blanca y su sabor es más duradera que le de las victorias. No caben dudas ni segundas plazas, para el aficionado merengue solo hay una salida posible: ganar. Sin triunfos no hay paraíso.

Hay otra cosa que le hace al seguidor del Madrid vibrar en la época estival, allá por donde ande, ya sea en una playa remota o en la montaña, y es ver vestirse de blanco a un galáctico. Y eso es culpa suya. Florentino Pérez acostumbró al fan blanco a los fichajes de relumbrón, y su ausencia genera suspicacias. Es cierto que este año ha llegado Eden Hazard, pero una pretemporada calamitosa y su caída por un mes por lesión deja un sabor agrio en el paladar del madridismo.

Paul Pogba, con el United

El presidente blanco sabe todo eso y se prepara para un zarpazo de esos que levantan de sus asientos a los aficionados de su club: quiere llevara a Madrid a un último crack y generar ilusión que, intensificada con la primera victoria de Liga en Balaídos, dispare al equipo. Y para eso solo hay dos nombres: Paul Pogba y Neymar Junior. Se manejan Christian Eriksen y Van de Beek, pero si bien serían refuerzos importantes, no tienen el caché e impacto del francés y el brasileño. Solo que ahora, para Florentino, se ha cerrado una puerta de golpe, y solo le queda la otra.

Porque Ole Gunnar Solskjaer ha asegurado la continuidad en el Manchester United del mediocampista de Les Blues. Así lo declaró antes del partido que le enfrenta al Wolverhampton Wanderers FC, dejando satisfecha a la hinchada de los red devils. Para Florentino esta declaración pública supone un frenazo en seco a sus aspiraciones de dar a Zinedine Zidane su sueño, aunque, en secreto, él lo prefiere, porque su verdadero anhelo siempre fue Neymar Junior.