El United se lo dice a Mino Raiola “Pogba ya no tiene sitio”

Ahora es el club quién tiene la sartén por el mango

¡Cómo cambian las cosas de unos meses a los siguientes en el mundo del fútbol! Si desde el principio de verano era Paul Pogba quién se permitía ausentarse de los compromisos del Manchester United -incluso por lesión se ha perdido gran parte de la temporada- y mandaba mensajes a través de intermediarios de su interés en irse del equipo inglés, donde su agente, Mino Raiola, ha hecho de punta de lanza de una supuesta subasta abierta por él y lo hacían, ambos, cuando más lo necesitaban sobre el césped los red devils, ahora es el cuadro inglés el que tiene la sartén por el mando con el fichaje deseado de Bruno Fernandes. Porque el United le pide al francés que espabile o va a jugar poco.

Sobre todo porque más allá de conversaciones e intenciones, los diablos rojos no han recibido ninguna oferta en firme por Pogboom, ni ahora, en el mercado de invierno, ni en la pasada ventana de fichajes estival. Con Valverde despuntando en el Real Madrid (uno de sus pretendientes) y Van de Beek como objetivo prioritario, el barco del Madrid se esfuma. Pero es que además la Juventus de Turín no piensa ya en deshacerse de Paulo Dybala y tampoco abonará los 150 millones que piden por el centrocampista de Les Blues en Inglaterra, por lo que la opción juventina también se difumina.

Raiola y Pogba

Y el estado de Pogba en la actualidad es más deficitario que nunca: volverá de una larga lesión con una dura competencia en su puesto, la del portugués -que además debe jugar ya que es la apuesta en firme del club británico-, y lo hará sin tener tras de sí un interés en firme por ficharle de otros gigantes europeos, por lo que sus opciones en estos momentos se reducen a tratar de aportar en la plantilla que dirige Ole Gunnar Solskjaer y así hacer que los clubes que le han pretendido en el pasado vuelvan a la carga por él.

No será fácil, en el Madrid y en la Juve ven ahora más arriesgada que nunca la operación por el galo, ya que lejos de ser un jugador díscolo y problemático, que también, ahora arrastra una lesión compleja y que le ha apartado del equipo de Old Trafford durante meses, lo que conlleva una recuperación y un rendimiento que genera dudas. Unido a ello, el United se quiere desprender de él, pero si no encuentra el comprador que ponga sobre la mesa el montante que piden los diablos rojos, deberá esperar su turno desde el banquillo. Pogba se devalúa, no tiene novias ni puesto asegurado en el once.