No le basta con un crack y quiere firmar exprés a una estrella del Barça

Uno ya está hecho pero quiere más ¡hay discusión y tremendo lío!

Para afrontar con garantías la Champions League y la liga, dos competiciones de diferente perfil pero que juntas suponen un esfuerzo sobredimensionado en los equipos, hacen falta recursos, si no ilimitados sí al menos mayúsculos, ya que tarde o tempranos las lesiones, las sanciones o los golpes tácticos harán su aparición condicionando el curso de un equipo durante el resto de la competición.

En el caso de la liga y con lo caras que se están poniendo, el desconectar tres partidos puede ser la diferencia entre optar al título o verte apeado de él en noviembre, lo saben grandes como el Manchester United, el Real Madrid o  el Inter de Milan, que han acostumbrado en los últimos tiempos a perder sus opciones de disputar la competición doméstica antes incluso del parón invernal. Y eso para un grande es inaceptable, su masa social se enchufa con la liga, luego el éxtasis se completa con la Liga de Campeones, pero el pulso diario lo dan los torneos de la regularidad locales.

Antonio Conte, en rueda de prensa

Por eso quedarse corto en la planificación y el diseño de la plantilla es un error recurrente y que tiene difícil solución cuando el barco ha echado a navegar y el mercado ha cerrado sus ventanas. Y en esas está un Antonio Conte que, por ahora, está cumpliendo plazos, está cerca de ver a Alexis Sánchez vestido de nerazzurri, de hecho ya está buscando casa en Milán. El acuerdo es total y llegará al Inter en los próximos días por una cantidad de 5 millones de euros en préstamo y derecho a compra por otros 15.

La otra pieza para la banda izquierda es Cristiano Biraghi, que también tiene pie y medio en el Giuseppe Meazza y al que le faltan solo flecos por concretar para ser nuevo jugador del Inter. Pero Conte quiere más, ha pedido un delantero reserva y centrocampista, sin embargo el club le ha dicho basta, por dinero y posibilidades. Eso no ha gustado ni al propio Conte ni a una directiva que cree en el equipo actual y no desea hacer más locuras económicas. Mientras quedan en la recámara, por si fuese factible, Fernando Llorente y Arturo Vidal, dos veteranos con guerras ganadas en el calcio y que desea a toda costa Conte.

Alexis Sánchez, con el United