¡Portazo!: un grande se planta e incorpora a un pretendido por el Barça

Esperan retener a su estrella y reforzarse con un fichaje estratégico

Conforme el cierre del mercado europeo de las grandes ligas se va acercando cada vez vemos más movimientos imprevistos o urgencias que hacen de los equipos, principalmente los grandes, un buen activo al que ofrecer jugadores, ya que las necesidades y la limitación de las opciones de nivel pueden desembocar en alguna locura.

Queda mucho por decidir en esta ventana estival, eso es un hecho, de norte a sur, Europa se prepara para alguna que otra nueva sorpresa que desate hostilidades entre clubes de las mismas ligas o de ligas encontradas. Es el momento de poner toda la carne en el asador y lanzarse a por los anhelos… o retener a los jugadores imprescindibles.

Paulo Dybala, en un partido 

En Italia, una de las grandes ligas donde el balón aún no ha echado a rodar, el nerviosismo en estas últimas fechas parece un estado natural y generalizado, de hecho los movimientos rocambolescos se están destapando. Uno de ellos señala directamente la salida de Paulo Dybala a París y con un posible intercambio con Neymar, pero no es el único. Hay otros gigantes transalpinos con apremios.

Y este es el caso de la Roma, que tiene dos importantes frentes abiertos y está cerca de cerrar ambos: el primero es mantener a Edin Dzeko en la capital de Italia o, de perderlo, poder firmar a Gonzalo Higuían. La primera situación parece cada vez más factible para los intereses gialorossi, que ahora ya no ve como una posibilidad el traspaso del ariete a Milan, con Antonio Conte, que se ha lanzado a por Alexis Sánchez en cuanto se ha puesto a tiro. Y no solo eso, hay otra necesidad que se ha activado y también parece cercana resolverse, y es la búsqueda de un central de garantías, que los romanos han encontrado a buen precio en Inglaterra. La llegada de David Luiz al Arsenal facilita que los londinenses escuchen ofertas por Shkodran Mustafi, al que están muy cerca de dejar marchar a Italia por 25 millones de euros. El defensa de 27 años fue una vieja pretensión de la actual directiva del Barça, aunque su fichaje nunca llegó a concretarse.