¡Conmoción! James Rodríguez acepta y se irá allí en junio

El colombiano ve que no tendrá protagonismo

El Real Madrid parece que va en serio este año y el mejor síntoma no es ni el juego ni la concatenación de partidos sin perder ni el nivel físico ni la implicación de sus futbolistas, que también, sino que tiene el halo del campeón, ese que suele brillar cuando la lucidez del equipo es menor, como ayer en Zorrilla. El partido ante el Real Valladolid fue feo, disputado, de mucha brega y poco fútbol, de esos que el aspirante suele empatar o incluso perder, pero el Madrid se lo llevó por la mínima (0-1), sin encajar y sin su mejor versión, como hacen los campeones. Lo ven los jugadores, sobre todo los que no jugaron, como James Rodríguez, que se rinde a la evidencia de que en este Madrid, y menos en el que viene, no tiene sitio.

No lo tiene porque no está al mismo ritmo que sus compañeros, a los que les salen las cosas cuando menos acertados están. No está en dinámica y, en este sentido, ve que ha perdido su puesto en la rotación, donde jugadores como Rodrygo Goes, Isco Alarcón, Luka Modric o, cuando lleguen, Gareth Bale y Eden Hazard le tienen cogida la posición, que en tal caso debería disputarse con Vinicius Junior.

James Rodríguez

James está concentrado en esta temporada pero también mira a la que viene, observa las posibilidades que le va a ofrecer el mercado y quiere elegir sabiamente. En este sentido, para el cuadro que preside Florentino Pérez es crucial, como él sabe, que su salida sirva para minimizar el montante por alguna de las piezas que ansía el conjunto de la capital de España, seguramente para reforzar la medular.

Y hay tres opciones, una es Manchester con el Caso Pogba, pero esta se va difuminando; otra es Liverpool, que es la que más le atrae, ya que si finalmente Mo Salah o Sadio Mané buscan una salida de los reds y el Madrid se lanza a pescar en la ciudad de los Beatles, para él sería un cambio con altas miras: podría disputar la Premier League y lo haría junto a Klopp en el actual campeón de Europa. Y hay una tercera, que es la que ve más factible y que no le desagrada, principalmente porque allí sería el referente, y es la de Nápoles en una operación de intercambio con Fabián Ruiz.

James sabe que saldrá al término de la temporada, seguramente en junio, y será como parte de una operación que abarate el fichaje de un jugador más del agrado de Zidane que él. No hay problema, hará las maletas. Lo tiene asumido. Eso sí, se queda en Europa. De hecho tiene ofertas, como la del Arsenal, pero sabe que el Madrid necesita de él para fichar a ciertos futbolistas y no desembolsar enormes cantidades.