¡Alerta! ¡Hay acuerdo! Ofertón descomunal al mejor jugador de Europa

El resto de clubes no se lo pueden creer

La pasada edición de la Liga de Campeones coronó a un equipo por encima del resto, el Liverpool; a un entrenador en un orden preferencial con respecto al resto de preparadores europeos, Jürgen Klopp; y situó a un jugador en el escalafón más alto del Viejo Continente, incluso por delante de Leo Messi y Cristiano Ronaldo, Virgil Van Dijk. Pues bien, a unos meses de la apertura del mercado veraniego, al central neerlandés le han propuesto el acuerdo económico de su carrera ¡y piensa aceptar!

Y huele a blindaje anti Real Madrid y PSG, porque el club que se lo ofrece es el propio conjunto inquilino de Anfield, que le va a ampliar el contrato poniendo sobre la mesa muchos más millones de los que ya ganaba el futbolista en la entidad del norte de Inglaterra. Y es que el holandés llegó por un precio récord procedente del Southampton: unos de 80 millones de euros, a razón de unos 150.000 euros semanales. Pero la nueva propuesta es aún mejor.

Porque Van Dijk, para disuadir a madridistas y parisinos, ahora y con la nueva propuesta sobre la mesa, llegará a percibir cerca de 180.000 euros semanales, aumentando en 25.000 libras su salario con los reds. Una cantidad que le asemeja con grandes cracks de otros clubes gigantes de Europa y le sitúa como una de la estrellas del continente, que es precisamente lo que es. No en vano Van Dijk se llevó el último galardón de mejor jugador de Europa en la pasada Gala de la Champions League en la que superó al argentino y al portugués.

Virgil Van Dijk

Unido a este suculento montante el defensa gana mucho más en extras, pero ahora puede ganar una cantidad mayor de la que recibía con el contrato actual en esta materia. En el contrato en vigor percibió extras, como algo más de 7 millones de euros por la firma, otros 6 en materia de lealtad y cerca de cinco cuando disputara 150 partidos. Sin embargo, el nuevo acuerdo lo situaría gracias a este tipo de bonus en una cifra cercana a los 60.000 euros a mayores de lo percibido de base. Una gran oferta que no piensa rechazar: está donde quiere y ahí, en la ciudad industrializada de Inglaterra, es donde quiere quedarse.