El Chelsea podrá fichar y se lanza a por él ¡hunde al Madrid!

Este verano será clave

El pasado verano fue muy movido para el Real Madrid, que invirtió 300 millones de euros en reforzar una plantilla que necesitaba un cambio de aires urgente tras la debacle de la pasada campaña, donde el cuadro blanco no solo no ganó ningún título (salvo el Mundial de Clubes donde se impuso al cuadro árabe Al Ain por cuatro tantos a uno en una final atípica) sino que se desconectó demasiado pronto de todos los que tenía en disputa, desde la Liga, que ya había tirado antes del parón navideño, hasta la Copa del Rey, que perdió estrepitosamente con el Barça, y la Liga de Campeones de la que se despidió con más pena de que gloria ante el Ájax de Ámsterdam.

Sin embargo la intención de Florentino Pérez es que este ritmo se detenga. El máximo dirigente blanco espera que se obtengan resultados deportivos este año y las dos próximas temporadas se reafirmen con un equipo aún más indestructible, donde podrían entrar piezas de la talla de Harry Kane, Fabián Ruiz o incluso Kylian Mbappé, al que se desea por encima de todos los demás futbolistas.

Harry Kane

Pero hay más en la lista, prioritariamente interesan los más jóvenes talentos del continente, entre ellos el joven delantero del RB Salzburg Erling Braut Haaland, que está marcando un tremendo récord de anotaciones en Austria y está acaparando las miradas de todos los grandes del continente. Tanto que incluso su precio de salida al mercado se ha disparado, desde los 20 millones de euros a los 100 que parece costar en estos momentos.

Y el Real Madrid era uno de los clubes mejor posicionados para hacerse con el joven delantero noruego, pero a los merengues se han sumado equipos como el Manchester United o la Juventus de Turín, aunque hay un nuevo actor que entrará con fuerza por él y que tiene toda la potencia económica intacta para disparar con fuerza: el Chelsea. Los londinenses piensan en Haaland como un referente de presente y futuro en su club, junto a Tammy Abraham, y podrían poner 100 millones antes que nadie sobre la mesa de su actual club, máxime cuando se acabe la restricción de fichajes que le impuso la FIFA el próximo verano.