Florentino Pérez lo tiene hecho: ¡Este crack está como loco por el Madrid!

La Juventus de Turín lo quiere pero el jugador desea vestir de blanco

El Real Madrid no ha detenido su intención de contratar nuevos futbolistas, de hecho ya está trabajando de cara a las nuevas incorporaciones, donde deben jugar un papel fundamental aquellos futbolistas con características similares a piezas que deben ir, presumiblemente, perdiendo peso en la plantilla, por edad y rendimiento. Jugadores como Sergio Ramos, Luka Modric o incluso Karim Benzema, van alcanzado edades complejas, en las que una lesión puede ser más difícil de superar.

Y por eso Florentino Pérez quiere que haya dos jugadores de primer nivel por puesto, algo que este verano ha conseguido en parte, como demuestran ciertas carencias que está arrastrando el equipo de Zinedine Zidane. Una de ellas, de las más graves es la medular, donde la caída de alguno de los tres futbolistas titularísimosTony Kroos, Luka Modric y Carlos Casemiro- se nota demasiado.

Luka Modric, mejor jugador del UCL

La de Casemiro lo hizo en el último partido de liga, donde el Madrid dominó y jugó a un gran nivel ante el Levante pero la salida del mediocampista defensivo blanco catapultó el juego levantin, que hizo sufrir hasta el final al Madrid. También se notó, aunque menos debido a la irrupción de James Rodríguez, de Luka Modric. El croata es un clásico y un referente con recorrido y calidad desmedida para hacer transiciones defensa-ataque.

Y esa es la posición que está llamado a completar el nuevo fichaje del Real Madrid si se cumplen los plazos y deseos establecidos por el jugador. Porque Christian Eriksen se ha negado a negociar una renovación con el Tottenham con vistas a fichar por el Madrid este mismo invierno. Los londinenses no quieren que el danés se marche gratis y menos al Madrid, y prefieren conseguir un intercambio con la Juventus y Paulo Dybala, que cada vez tiene menos peso en la plantilla bianconeri. En este sentido, Florentino está tranquilo, sabe que Eriksen solo quiere jugar de banco.

Christian Eriksen