Jurgen Klopp le hace cambiar de opinión ¡Otra vez! ¡El Barça hundido!

El jugador sorprende a todos y quiere jugar a las órdenes del alemán

¡Cómo puede cambiar tanto el fútbol en solo un suspiro!, en unos meses, unas semanas, unas horas, un minuto e incluso un segundo. Como en un partido, las circunstancias son tan complejas que en el fútbol actual, más incluso que en el pasado, se cumple la máximo de nunca digas nunca. La vida da tantas vueltas que nunca se sabe dónde puede acabar uno. Que se lo digan a Neymar, que en dos años ha pasado de sueño a pesadilla.

El brasileño soñaba en sus inicios con vestirse de azulgrana, jugar junto a Messi, gobernar Europa ganando una Liga de Campeones y coronarse como uno de los mejores futbolistas del mundo. Y en solo dos años lo hizo, todo, y aún con todo, llegado a este punto, no encontró motivación para seguir. Finalmente buscó una salida que le facilitó el todopoderoso PSG, y solo un año y medio después quiere volver al punto de partida, de donde, como ha llegado a decir, nunca debió de irse. Una obsesión de Ney con el Barça, y viceversa.

Mbappé y Neymar

Sin duda Neymar es un objetivo prioritario para el Barça, pero no es el único. Con Busqutes dando sus últimas patadas e Ivan Rakitic y Arturo Vidal en el disparadero, al Barça le encanta un centrocampista con futuro que ya manifestó que le gustaría jugar en el cuadro azulgrana y que parecía un objetivo muy interesante de cara a la campaña veraniega. Pero hora puede haberse alejado para siempre.

Porque Kai Havertz está obsesionado con el juego y los métodos, también la mística, del Liverpool de Jurgen Klopp. El futbolista, pretendido por Bayern de Múnich o Real Madrid, habría elegido a los reds como equipo preferencial, siempre y cuando, claro, siga el entrenador alemán en el banquillo la próxima campaña, algo que no está asegurado. Con Havertz se va esa opción con futuro que buscaban los blaugranas para sustituir a Busquets y los enganches, sirve para ambas funciones.