Pep Guardiola la lía tremenda ¡Le quieren fuera de Manchester!

Tremendas declaraciones del de Sampedor

Pep Guardiola es, sino el mejor, sí uno de los tres mejores técnicos del mundo. Primero porque siempre está en primera línea y eso le da pie a dirigir a equipos con capacidad económica e histórica para buscar objetivos grandes (su destino actual, en Manchester, es el que menos calado en la historia posee); pero también porque sus métodos de trabajo y su filosofía de juego, con la que maravilló al mundo con su Barça, son muy atractivos y han profundizado hondamente en la memoria de los hinchas de fútbol.

No hay nadie que guste de ver fútbol, de admirar un buen partido, que no pueda reconocerle al técnico de Sampedor su buena mano para dirigir equipos y hacerlo de una forma muy vistosa y eficaz. No olvidemos que Guardiola ha ganado la liga española, la liga alemana y la liga inglesa en Barça, Bayern de Múnich y Manchester City, respectivamente. Es cierto que sus detractores siempre le recriminan que lejos de Barcelona la Champions siempre se le ha escapado.

En este sentido fue precisamente el Barça el que le apartó del camino en su etapa en Múnich la primera vez y el Madrid, la segunda. En la ciudad inglesa no ha pasado de cuartos de final. Lo que sí tiene claro es que tanto en la etapa en el club catalán (el de sus amores), como ahora, en la industrializada del norte de Inglaterra han calado muy profundamente en él. De hecho ha manifestado que no entrenaría ni en el United ni en el Madrid.

Pep Guardiola

Pero no es lo único que ha dicho, ya que, para algunos aficionados sky blues, ha ninguneado la historia de su club, diciendo que antes de 2008, con la llegada de los petrodólares, su equipo era el vecino ruidoso de Manchester, parafraseando a Sir Alex Ferguson. Y eso tampoco ha gustado a los hinchas de los red devils, para los que Ferguson es un mito. El buen momento de los citizens (este año no tanto) y el malo de los diablos rojos ahonda esta brecha entre ambos, que Guardiola no ha tapado. Algunos incluso le empiezan a querer fuera de la ciudad.