Última bala Champions para Cristiano: tiene luz verde, Klopp tiembla

El entrenador del Nápoles, Luciano Spalletti, está abierto a la llegada del astro portugués

La interminable lista de equipos que suenan para incorporar a Cristiano Ronaldo a sus filas va a en aumento. El último en salir a la palestra ha sido el Nápoles por medio de su entrenador, Luciano Spalletti, que fue preguntado al respecto en la rueda de prensa previa al partido de su equipo contra la Fiorentina. El técnico italiano no escondió su deseo de dirigir al astro portugués, pero reconoció que no le consta de ningún tipo de negociación de su club al respecto del jugador del Manchester United. Muy pendiente de todo no está otro que Jurgen Klopp, que de producirse finalmente el fichaje se verían las caras en el grupo de Champions al estar encuadrado el Nápoles con el Liverpool.

“Ningún entrenador renunciaría a trabajar con él, sería algo para contar toda la vida. Lo cierto es que no hay ninguna negociación. Faltan pocos días para el final del mercado y veo complicado que pueda suceder algo de este tipo. No hay nada concreto por ahora. De Laurentiis no ha recibido ofertas por Osimhen y debemos ser lo más realistas posible", concluyó Spalletti analizando los rumores que vienen salpicando estos días a su equipo.

Cristiano Ronaldo está viviendo una situación complicada en el Manchester United, y pese a que su entrenador, Ten Hag, afirma no querer que salga, lo cierto es que el portugués ha visto desde el banquillo los dos últimos partidos de liga de su equipo. Algo a lo que el ‘crack’ de Madeira no está nada acostumbrado y que puede terminar de colmar su paciencia si es que todavía había alguna esperanza de que pudiera continuar en Old Trafford. El técnico holandés lo achaca a que todavía no ha encontrado su mejor forma, pero lo cierto es que el pulso con ‘el bicho’ se está alargando más de lo que se esperaba.

A Nápoles llegaría un fichaje ilusionante para la afición en el deseo de ver a su equipo llegar lejos en Champions. Competición donde, como decíamos, aparecería la figura de un Liverpool que ya teme que este posible refuerzo le haga perder puntos en su lucha por pasar a octavos de final.