Pochettino revienta a Enzo y Mudryk: Harry Kane, Jude Bellingham y Declan Rice, un juego de niños

Pochettino revienta a Enzo y Mudryk: Harry Kane, Jude Bellingham y Declan Rice, un juego de niños

El técnico argentino rompe la banca superando el récord de la pasada campaña; las expectativas, enormes

El Chelsea debe competir por el campeonato en Inglaterra, es inexcusable que no lo haga. Que lo gane o no ya es otra historia, pero sus enormes movimientos en los sucesivos mercados de fichajes desde la temporada pasada, donde destacaron Enzo Fernánez y Mykhailo Mudryk, y con cuatro técnicos por medio (Thomas Tuchel, Graham Potter, Franck Lampard y ahora el argentino), hacen que lo económico implique resultados en lo práctico. O lo que es lo mismo, Pochettino se ha subido al carro construido sobre el ex de Benfica y de Shakhtar para reventarlo y dejar los traspasos de Harry Kane (Bayern), Jude Bellingham (Real Madrid) y Declan Rice (Arsenal) en un juego de niños.

Es verdad que la operación salida del Chelsea este verano ha sido enorme y ciertamente exitosa, pero también es cierto que la campaña precedente, una de las peores que se le recuerdan al equipo inglés en los últimos tiempos, configuró un gasto superior a los 600 millones de euros. Y esta campaña, que parecía más tranquila, ha dado un vuelco con el fichaje de Moisés Caicedo, un jugador que no tenía el cartel de estrella y ya es el más caro de siempre en la liga británica.

Robert Sánchez, Angelo, Jackson, Disasi, Nkunku y sobre todo el medio centro ecuatoriano suman una cantidad bastante superior a los 300 millones de euros en costes, lo que lleva al sudamericano por el mismo camino de la pasada campaña aunque con la necesidad de hacer coincidir de forma exitosa todo lo que no sobró de la pasada remesa con lo adquirido en esta ventana de transferencias.

Nkunku

Por ejemplo, los fichajes de Harry Kane, Bellingham y Declan Rice, dos de las hasta hace poco estrellas de Tottenham, Borussia y West Ham, que han sido traspasos de tres cifras, millonarios, se quedan muy atrás de la cantidad abonada por los blues al Brighton por Caicedo, de 146 millones de dólares. Y esto se traduce, sin interferencias de competición europea por medio, en la necesidad de estar entre los mejores y hasta el final.

Caicedo