J. Alba Ramos

Fecha de nacimiento: 21/03/1989
País de nacimiento: Spain
Demarcación: Defensa
Edad: 32
Peso: 68 kg
Altura: 170 cm

Jordi Alba es un jugador de fútbol que siempre se ha caracterizado por su extraordinaria velocidad sobre el terreno de juego. Esta cualidad, junto a su gran pierna izquierda, le ha servido para ser un lateral zurdo muy apreciado como futbolista.

Llegó a los filiales del Barça en 1998, ascendiendo de categoría conforme pasaba el tiempo a lo largo de 7 años. Fue demostrando su potencial y velocidad, aunque no pudo establecerse en el primer equipo. Por ello acabó en el Valencia C.F. tras un año jugando en el Cornellá.

Jordi Alba fichó por el equipo del Turia por 6.000 euros, militando en su filial y convirtiéndose en un jugador fundamental y que consiguió atraer todas las miradas. Sin embargo, acabó cedido en el Nástic años después, en lo que parecía un paso atrás. Pero nada más lejos de la realidad.

Antes de comenzar la campaña liguera en 2009, el por aquel entonces técnico del Valencia C.F., Unai Emery, lo aúpa al primer equipo. Curiosamente, sus primeras apariciones fueron más como extremo, aprovechando su mentalidad eminentemente ofensiva. Sin embargo, dadas las lesiones, tuvo que adaptarse a su nuevo rol de lateral zurdo.

Jordi Alba siguió así progresando en su carrera, convirtiéndose en un futbolista más completo. De hecho, con el combinado nacional estuvo presente en todas sus categorías inferiores, y no dejó de crecer en su carrera. Lo que le valió, entre otras cosas, para ser llamado al fin por la selección absoluta en 2011, con quien consiguió la Eurocopa un año siguiente contra Italia, haciendo un partidazo con gol incluido.

Un momento así de dulce lo pudo rematar volviendo al club que le vio crecer. Un viejo conocido de su infancia, el Barça, se fija de nuevo en él y cerró su traspaso mediante su cláusula de 14 millones de euros. Se convirtió desde entonces en un fijo indiscutible, tan solo apartado de su puesto por las lesiones, que en algún momento fueron demasiadas. 

No obstante, Jordi Alba siguió siendo una pieza en el club y miembro del famoso triplete de Luis Enrique, aunque tampoco alcanzó la regularidad y confianza deseada. Con la llega de Ernesto Valverde, volvió a recuperar su mejor versión y continuidad.